Una nueva solicitud de prórroga a la moratoria minera

La organización Colombia Punto Medio (CPM) solicitó formalmente en marzo al señor Ministro de Minas y Energía, doctor Mauricio Cárdenas, prorrogar por varios meses más la moratoria minera, por razones obvias. ¿Cuáles eran esas razones obvias? Ingeominas no ha terminado de resolver centenares de solicitudes mineras que yacen en sus escritorios y la nueva institucionalidad minera no está lista. Esa es la verdad.


En febrero pasado, en una actuación creemos improvisada, el Ministerio de Minas, mediante Resolución 18 0128 del dos de febrero, anunció la prórroga por dos meses de la moratoria. Hoy, primero de abril, el Ministerio no se ha pronunciado al respecto.

Nuestra invitación al ministro es tomarse el tiempo necesario para continuar con la solución de una crisis institucional que no se generó en la actual administración y que llevó a la acumulación de más de 19.000 solicitudes mineras no resueltas. Esta fue justamente una de las razones por las cuales CPM también le solicitó al Ministro Cárdenas que no asistiera a la PDAC2012 en Canadá para evitar generar expectativas, especialmente, entre las compañías “junior” y pequeños y medianos “caza fortunas”.

Ingeominas ha avanzado en la respuesta a buena parte de dichas solicitudes; seguramente empezó resolver las más fáciles y posiblemente estén pendientes aquellas donde los intereses de los particulares y sus abogados están exacerbados y harán más compleja cualquier solución.

Mal podría una nueva entidad cero kilómetros, la Agencia Nacional de Minerales, arrancar tratando de solucionar los pendientes de Ingeominas y tener que concentrarse en solucionar los “chicharrones” del pasado, sin poder avanzar en las nuevas funciones de la institucionalidad que se planea.

Es clara la enorme complejidad del sector y los conflictos generados por la minería en todos los niveles; el reto hoy es avanzar en su solución por encima de las presiones de las compañías mineras, especialmente las junior y medianas mineras en busca de oportunidades para especular.

El país minero tiene enormes retos relacionados con la soberanía nacional y con el orden público; con la sobrevivencia de miles de colombianos dedicados a la minería artesanal o tradicional, con la de otros tantos que buscan formalizarse en emprendimientos de pequeña y mediana minería; con la lucha frontal contra la llamada minería criminal a gran escala y con la aplicación de los instrumentos del Estado para que la minería legal cumpla con sus obligaciones legales y contractuales, observando el cuidado del medio ambiente, la verdadera responsabilidad social y el cumplimiento de sus obligaciones tributarias.

Internamente, la autoridad minera tiene grandes tareas relativas a la actualización eficiente del Registro Minero Nacional, la fiscalización de la actividad, presentar al Congreso una reforma al Código Minero inspirada el interés general de la Sociedad, y llevar la presencia de la autoridad minera a todos los rincones del país y no sólo a las grandes ciudades.

Es urgente avanzar rápidamente en estas tareas, pues hay temas que no dan espera, entre ellos, que los pequeños y medianos mineros en disposición de formalizarse puedan presentar sus solicitudes y evitar que la explotación de materiales de construcción se siga viabilizando a través de las autorizaciones temporales. Si bien es cierto, la locomotora minera no puede colocar palos en las ruedas a la locomotora de la construcción, tampoco puede dejarse abierto a que los concesionarios exploten material de construcción sin el rigor ambiental que la Ley exige.

Señor Ministro, las tareas son más grandes que las urgencias de los privados. Tómese su tiempo, tómese para empezar seis meses más y evalué de nuevo. Primero están los intereses del país. Para ello, cuente con nuestro modesto apoyo.

Alvaro Pardo / Director Colombia Punto Medio
print
rating
  Comentarios